XALAPA, Ver., 2 de diciembre de 2019.- Con cuatro votos a favor, se designó a la primera presidenta del Poder Judicial del Estado de Veracruz; es la magistrada Sofía Martínez Huerta.

En su discurso, reiteró su compromiso con el Poder Judicial y la ciudadanía de actuar siempre conforme a la ley y nunca por encima de ella.

“Es un honor, el más alto que se me ha otorgado en la vida profesional, y pondré todo mi empeño y capacidad para el logro de los objetivos que me he trazado en el desempeño de este cargo”, destacó.

Detalló que en el aspecto jurisdiccional, “con la colaboración y apoyo de ustedes velaremos y exigiremos porque no sólo se administre justicia pronta, expedita imparcial y gratuita, sino que sea de forma eficiente, eficaz y honesta, y en esta tarea jugará un papel destacado la Escuela Judicial, pues es imprescindible la capacitación permanente en todos los grados”.

Acentuó que de ninguna manera se descuidará la protección jurídica de los justiciables, que llegan a ser personas de comunidades étnicas, personas con capacidades diferentes y preferencias diversas, y adultos mayores, emitiendo sentencias con perspectiva de género.

Y con especial cuidado la atención que debe brindarse a los niños, siempre con estricto apego a lo establecido en la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos, las leyes que de ella emanen y los tratados internacionales.

Sofía Martínez recordó que se viven tiempos difíciles por la situación económica, inseguridad y desempleo, lo que repercute en la inversión, fuentes de trabajo y nivel de ingresos de trabajadores, pero la Federación y el estado están logrando que el erario público se fortalezca para cumplir con sus compromisos.

Al respecto, mencionó que gestionarán lo conducente para que los recursos del Poder Judicial fluyan de manera conveniente para el adecuado desempeño de las funciones jurisdiccionales y administrativas que les competen.

Además, aseguró que fomentarán y fortalecerán las relaciones respetuosas con el Ejecutivo y Legislativo, “nunca debatiremos la responsabilidad que nos asiste de investigar y sancionar los casos de corrupción suficientemente demostrados y ajustaremos nuestros actos a la legalidad, sin permitir la actuación arbitraria de quienes formamos parte del Poder Judicial del estado, por ser los primeros obligados a comportarnos de manera honesta en todos los actos de nuestra vida”.

Subrayó que serán respetuosos de los derechos que asisten a todo el personal que labora en tareas jurisdiccionales y administrativas, porque son el soporte para que todos los demás puedan cumplir y desarrollar cabalmente sus labores cotidianas.

“Estaré siempre en la mejor disposición de dialogar con quien desee hacerlo, para prevenir y solucionar los problemas que nuestro actuar pudieran presentarse”, comentó.