Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Raymundo Jiménez

Raymundo Jiménez/Al pie de la letra

Raymundo Jiménez
 
| 13 de junio de 2018 | 0:06
 A-
 A+

 

* ¡‘FRAUDE’ A LA VISTA!

Este martes, la Coparmex, dio a conocer una encuesta sobre las tendencias electorales para la Presidencia de la República y las gubernaturas que se renovarán en nueve estados del país, entre ellos Veracruz. La medición, patrocinada por este organismo empresarial, debió cimbrar sobre todo al grupo gobernante local, ya que dicho sondeo difiere rotundamente del que hace apenas una semana mandaron a publicar en los medios impresos y digitales afines, en el que posicionaban a Miguel Ángel Yunes Márquez, del frente PAN-PRD-MC, hasta con 8.6 puntos arriba de Cuitláhuac García, de MORENA.

Sin embargo, la encuesta que la Coparmex encargó a la firma Berumen-Ipsos, le da al morenista 35.9 por ciento de la intención de voto, casi dos puntos porcentuales por encima del primogénito del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien figura con el 34.1%.

Esta tendencia representaría alrededor de 60 mil votos de ventaja para el candidato de MORENA si es que el 1 de julio próximo se diera la misma afluencia de votantes que en la sucesión gubernamental de 2016, en la que Yunes Linares ganó la gubernatura con una diferencia de 120 mil sufragios al priista Héctor Yunes Landa, quien en el cómputo oficial quedó cuatro puntos abajo del ex candidato de la alianza PAN-PRD.

Este resultado debió prender los focos rojos en Palacio de Gobierno, pues es ahí, en el despacho principal, donde se viene operando directamente la campaña de Yunes Márquez con todos los recursos financieros, programas asistenciales y estructura del aparato gubernamental.

Sin embargo, no obstante el reparto de miles de despensas, de la presión a la burocracia estatal, de la cooptación y persecución judicial de líderes, alcaldes y ex funcionarios priistas, el hijo del gobernador no logra aún rebasar al candidato de MORENA, quien hasta ahora realiza una campaña austera, sin grandes acarreos ni mítines masivos, más que cuando visita la entidad el aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Este martes comentábamos casualmente en este mismo espacio periodístico, que pese a la holgada ventaja de 8.6 puntos porcentuales que la encuestadora Votia le asignaba a Yunes Márquez sobre el morenista (48.7 contra 40.1%), se estaba dando paradójicamente una serie de situaciones que no encajaban en ese optimista escenario de la coalición “Por Veracruz al frente”, ya que en su desesperada y burda maniobra por levantar la polémica candidatura del ex alcalde boqueño, sus operadores políticos –incluido su padre, el

gobernador– estaban poniendo en riesgo la legalidad de su presumido triunfo, el cual, de consumarse, seguramente será impugnado por los otros contendientes ante los tribunales electorales.

Y es que por la tendencia que registró la encuesta de la Coparmex –cuando sólo faltan dos semanas de campaña y 18 días para la elección–, en Veracruz todo hace suponer que la única forma de que la familia en el poder retenga la gubernatura por seis años más será mediante el fraude electoral.

La gran interrogante es si MORENA podrá contener esa intentona.

NO SERÍAN DOS, ¡SINO OCHO PUNTOS!

Por cierto, el columnista Edgar Hernández comenta en su texto de hoy acerca de una comida privada que el pasado viernes habrían tenido los diputados locales del PAN con el secretario de Finanzas y Planeación, Guillermo Moreno Chazarini, el cual presuntamente les dijo que Cuitláhuac García Jiménez, de MORENA, le sacaba 8 puntos de ventaja a Miguel Ángel Yunes Márquez, el candidato a la gubernatura de todos los comensales ahí presentes.

De acuerdo a la versión del periodista, quien asegura que la versión la obtuvo de uno de los asistentes, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares a través del titular de la Sefiplan les habría ofrecido a los legisladores cartera abierta para operar políticamente y tratar de levantar a como diera lugar la estancada candidatura de su primogénito.

Sólo que si no son dos puntos porcentuales los que aventaja el morenista a Yunes Márquez –como lo registró la encuesta de la Coparmex dada a conocer este martes– sino en realidad son ocho, como se los habría confiado Moreno Chazarini, o más de 10 como también lo aseguró en su última gira por Veracruz el candidato presidencial de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, entonces sí que va a estar muy cuesta arriba revertir tamaña tendencia electoral, ya que la diferencia representaría más de 200 mil votos aproximadamente.

ANILÚ QUIERE ‘AVANZAR CONTIGO’

La que no para el ritmo de su proselitismo es la candidata del PRI a diputada federal por la vía plurinominal, Anilú Ingran Vallines, quien pese al difícil escenario electoral de su partido sigue caminando por todo el estado promoviendo las propuestas de sus candidatos a la Presidencia de la República y a la gubernatura de Veracruz, acompañando también a las

y los aspirantes priistas a la diputación local y federal postuladas por el principio de mayoría relativa.

Este martes, por ejemplo, la ex diputada local porteña recorrió la región de Totutla donde, entre otras propuestas del candidato presidencial José Antonio Meade, destacó la implementación del programa “Avanzar Contigo”, a través del cual, explicó, se busca conocer las principales demandas de las mujeres, de las jefas de familia, hombres, jóvenes y adultos mayores, para que así los programas sociales de su gobierno estén enfocados a lo que verdaderamente la gente necesita. Acompañada de la candidata a la diputación federal por el Distrito de Xalapa Rural, Marilda Rodríguez, y por el abanderado a la diputación local por el Distrito de Huatusco, Manuel Álvarez, Anilú Ingram dijo que de llegar José Antonio Meade a la Presidencia, “va a ser un gobierno a la medida de los ciudadanos, ya que cada uno tiene distintas necesidades, y en este abanico de necesidades se estarán acercando los recursos de acuerdo a la inquietud que tenga cada uno.”