Traslado a la era digital

Con el nuevo paradigma del Covid-19, antes y después de la pandemia, quedará marcada esta etapa de la humanidad para siempre como un avance, sí como un logro, para lo que millones de personas ya desde hace algunos lustros de habían preparado.

Pero, la noticia que dimensiona esto, es que son los niños y los jóvenes de esta generación, los que ya con tiempo habían nacido con los avances tecnológicos de internet y por lo mismo adaptación inmediata para cumplir con el ciclo escolar desde el hogar con el aislamiento obligado.

Desde hace dos décadas el destacado periodista español, Ignacio Ramonet, desde el primer periódico digital Le Monde Diplomatique, se anticipaba a la nueva era y hasta exhortaba al mundo a entrar en la migración a internet.

Con la pandemia, gracias a todo el avance tecnológico virtual de internet y de las famosas aplicaciones de servicios de todo tipo, principalmente de comida, transporte y de comercio electrónico, el mundo no se detuvo y siguió en la dinámica para darle a los seres humanos la oportunidad de evitar mayores riesgos de contagio.

Aquí, a todos los que de muchas formas han ayudado a solventar las muchas necesidades de la gente, hay que hacerles un reconocimiento especial a los repartidores de comida, medicinas y de productos qué en motocicletas, bicicletas y las unidades de mensajería, le dieron al mundo un ejemplo estoico significativo.

La era virtual, también había migrado en los hospitales, servicios médicos en general y en todo lo que significa hasta tener una consulta virtual, para no esperar a ir hasta el consultorio o clínica.

El mundo que dicen que entró en pausa, pero no total porque gracias a internet, la humanidad ha podido sobrevivir al inminente riesgo de contagio y hasta de perder la vida, con lo que hay que reconocer se disminuyó el riesgo.

Con las redes sociales y aplicaciones, la gente pudo estar en sus hogares, haciendo de todo sin tener salir, ver películas, programas, documentales, oír música, leer libros y toda una infinidad de actividades.

Sin duda, la tecnología ayudó mucho a la educación, la salud y el trabajo, pero las conferencias virtuales de las nuevas plataformas, salvaron muchas acciones del tema educativo y laboral,

Ahora, a seguir con las medidas de prevención de sanidad, el orden para evitar aglomeraciones y las disposiciones de las autoridades educativas para que los niños y jóvenes dispongan de horarios flexibles para tomar sus clases desde la comodidad de sus casas, y en forma escalonada asistir a las escuelas, centros educativos y universidades en forma escalonada.

En igual forma, los centros de trabajo establecer ese formato definitivo de que la gente pueda trabajar desde sus casas.

Aquí, un lugar especial de amplio reconocimiento a todos los que desde sus plataformas digitales dieron platicas, cursos y en los templos de todas las iglesias con sus conferencias de gran apoyo espiritual.

Todos muy importantes, pero de los muchos y variados que destacaron en las redes sociales de todo el mundo, el famoso doctor Deepak Chopra, autor de más de treinta libros de salud y meditación, que todos los días ha estado dando sus pláticas gratuitas a los seguidores, y al cantante francés Jean Pierre Mathieu, que, desde el departamento de su piso en París, todos los días alentó y deleito al mundo con la interpretación de un repertorio variado internacional.

 A todos muchas gracias, en este renacimiento que se retoma con fuerza espiritual y sobre todo desde los seres humanos a ser mejores en todos, y a no fallarle a las nuevas generaciones para ayudarles a cuidar su casa, su planeta, qué con tres meses de lejanía, el mundo volvió también a restaurarse.

Un especial agradecimiento a mi nieta “Alina”, que tiene siete años de edad, pasó a tercer año de primaria y como es una experta en las herramientas digitales, apoyó a su abuelo, con clases digitales, para entrarle a las plataformas de las videoconferencias, sin problema y así empezar en esta nueva ola, gracias Alin Aurora por el apoyo y que dice que ahora lo quiere extender desde su hogar a todos los “viejitos” de forma gratuita. A inscribirse.

También gracias al maestro Alfredo Reyes, secretario de la Facultad de Comunicación de la UV, por el apoyo en la asesoría y tutoría para profesionalizar la tarea desde las plataformas de redes sociales en la difusión de esta modesta columna. Y a todos los editores también especial agradecimiento, como a los seguidores, no más de cuatro. En especial a don Luis Burillo, de Xalapa. mi gran amigo y lector.  Saludos y a todos gracias. Así las cosas.