La mentira con la que Miguel Ángel Yunes Linares y Jorge Winkcler Ortiz quisieron ganar votos, hoy se cae y salta la verdad, lo que hicieron fue negociar con ex duartistas, afirmó el gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

En conferencia de prensa, señaló que quisieran fingir una supuesta condena para quienes han cometido delitos que van desde la corrupción hasta la desaparición forzada, pues negociaron a cambio de la su liberación y disminución de penas con estos funcionarios, entre los que se encontrarían Francisco Valencia, Mauricio Audirac y Arturo Bermúdez, quienes hoy siguen su proceso en libertad.

“Tenemos información de que fue el Fiscal quien negoció con Bermúdez acusarlo solo por el delito de desaparición forzada, el cual no es considerado grave en el estado de Veracruz y le ofreció meterlo a la cárcel para que pudiera salir, siempre y cuando cooperara con lo que ellos llamaron pruebas de amor como entregarle una casa en Estados Unidos, para que Yunes la usara en tiempos electorales”, dijo en rueda de prensa.

En tanto se investigan las imputaciones, el gobernador convocó a la sociedad veracruzana a que manifiesten si Jorge Winckler debe seguir en la Fiscalía de Veracruz.

Además, anunció que se abstendrá de asistir al desayuno al que lo había invitado el magistrado Edel Álvarez Peña “hasta cerciorarme si él también está involucrado en estos hechos”.

Cuitláhuac García se negó a responder los cuestionamientos de los medios de comunicación, pues dado lo delicado que es el tema, dijo que se habrá de esperar a otra ocasión para dar respuesta puntual a las inquietudes de reporteros.