COATZACOALCOS, Ver., 24 de junio de 2021.- Ser socorrista es sacrificar tiempo de calidad con tu familia, no hay fechas especiales, porque el trabajo les demanda estar 48 por 24 horas al servicio de la comunidad.

Este 24 de junio se conmemora el Día Internacional del Socorrista o Paramédico, que data de 1859.

A pesar de los sacrificios que puedan hacer por esta noble labor, su recompensa más grande es poder salvar una vida.

Alejandro Rodríguez Osorio y Rubén Rodríguez Robles, padre e hijo, comparten la misma pasión de servicio en la Cruz Roja Delegación Coatzacoalcos.

Ambos son técnicos en urgencias médicas y desde hace 34 y 8 años, respectivamente, se dedican a auxiliar y salvar vidas en cualquier tipo de accidente; sin duda una vocación familiar.

Don Rubén relató cómo descubrió su vocación: Tenía 18 años cuando estaba jugando fútbol en las canchas de los playeros, una persona fue atropellada cerca del lugar y perdió el brazo, se le acercó y el lesionado pidió ayuda en lo que llegaban las ambulancias, fue ahí cuando no supo qué hacer, que decidió aprender a dar los primeros auxilios en caso de una emergencia. Sin duda lo más difícil siempre será ver perder una vida en sus brazos.

Para Alex, el coordinador de socorros, la pandemia fue una prueba muy crucial porque estando en el servicio de traslados él y tres compañeros más se contagiaron de Covid 19.

Este día homenajean a compañeros que han perdido la vida al servicio de su labor o por alguna enfermedad.

A pesar de los momentos difíciles, dicen que el reconocimiento más grande siempre será el de la sociedad y poder salvar una vida.

Actualmente son 11 socorristas los que conforman la Delegación Coatzacoalcos, la mayoría son voluntarios y entregan su vida para salvar otras.