XALAPA, Ver., 21 de julio de 2021.- Un total de 32 millones de dólares pagó el gobierno de Enrique Peña Nieto a la empresa israelí NSO Group, por la operación del software Pegasus, que usaba para espiar a opositores y periodistas.

Según Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), hay por menos diez “empresas fachada” que simularon operaciones bancarias para enviar dinero a Israel, Italia y Estados Unidos.

En la investigación que se inició la Fiscalía General de la República y a la que se le da seguimiento, dijo que el contrato se firmó en 2014 por parte del director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Cerón de Lucio, cuando el titular de la Procuraduría General de la República, era Jesús Murillo Karam.

Explicó que en México se tiene identificadas las empresas Tech Bull SA de CV, constituida por Balam Seguridad Privada, que son las empresas que reciben el dinero de los contratos y hacen los envíos de dinero a NSO Group a sus cuentas en Italia e Israel, donde está la residencia de estas personas morales.