COATEPEC, Ver., 18 de octubre de 2019.- A pesar de un amparo en donde se pide que se declare insubsistente la mediada cautelar de arresto domiciliario, la jueza Mónica Segovia Jácome impuso dos años de prisión domiciliaria contra el ex fiscal de Veracruz Luis Ángel Bravo Contreras.

En audiencia celebrada en los juzgados de Pacho Viejo, por espacio de más de una hora, la jueza decidió no acatar la dictaminación del Juzgado Décimoquinto de Distrito y contrario a ello impuso una medida más dura, ampliando a un periodo de dos años.

Al salir de la sala de juicios orales, el abogado de defensor del ex fiscal, Arturo Nicolás Baltazar dijo que “con esa jueza el sistema de justicia se viene abajo por completo, se desploma, es inconcebible que teniendo dos resoluciones a favor, una inconformidad y un amparo y los dos vigentes, impone nuevamente medida cautelar de resguardo”.

El abogado advirtió además que la jueza podría llegar a prisión, pues el día de ayer fue notificada de la inconformidad que resolvió el Segundo Tribunal Colegiado, informándole, que si de nueva cuenta incurre en el incumplimiento de esta resolución, será separada del cargo y consignada.