FORTÍN, Ver., 10 de enero de 2019.- Al igual que otros sectores productivos, comerciantes fijos y semifijos de Fortín están resintiendo la cuesta de enero, ya que las ventas descendieron drásticamente, a pesar de que mantiene sus precios.

El representante de los comerciantes de los tianguis que se instalan en este municipio, Raymundo Díaz Mota, dijo que a pesar del aumento al salario mínimo, el panorama no es muy alentador, dicho aumento implica el incremento a impuestos y pago por seguridad social.

En este sentido, se mostró optimista, y mencionó que el único impacto positivo en este aumento al salario mínimo es el incremento del poder adquisitivo de la base trabajadora de clase media y baja, que son los principales compradores de los tianguis.

Por último, comentó que contrario con otros sectores, los precios de los artículos de los cinco tianguis bajarán de precios en apoyo a las familias de otros municipios más apartados de la región.