Cassez-Vallarta y el engranaje del indebido proceso

[email protected]

Periódicamente, el caso Florence Cassez e Israel Vallarta sale a la luz pública como una demostración de los contubernios entre poderes, en torno a la justicia, pero ahora Vallarta en carta manuscrita, exhibe a voluntad propia las diferencias entre ser mexicano y extranjero, para obtener esa justicia. El caso que ha dado para varios libros, tiene el matiz multiplicado de tantos actores -la mayoría turbios-, en un resolutivo que dio la libertad a Cassez sin sentencia acusatoria -quedó en el limbo-, y sigue vivo en la persona de Vallarta. Tres presidentes, Vicente Fox -los detuvo el 5 de diciembre de 2005-, Felipe Calderón – condena de la SCJN a Cassez, por 60 años-, y Enrique Peña Nieto, que negoció el caso con Francia, se ocuparon de él y ahora los resabios llegan a un cuarto presidente, AMLO, en cuyo sexenio puede concluir en definitiva el asunto. Personajes protagónicos también fueron Genaro García Luna director de la AFI y el ex comentarista de Televisa Carlos Loret de Mola, ambos para enturbiar el caso con una recreación que trastocó el proceso. La argumentación le sirvió a Cassez, pero no a Vallarta que sigue preso 14 años después. A los dos presidentes panistas se suma Nicolás Sarkozy entonces presidente de Francia que intervino por Cassez, para completar la triada de derechistas actuando en la justicia mexicana. Y el priísta Peña Nieto que inclinó la balanza para liberar a la francesa el 23 de enero de 2013, a 54 días de haber tomado posesión. Tanto personaje, concurrencia e interés, no tenía como fin poner en la discusión el secuestro por el crimen organizado ni los presuntos culpables o inocentes, porque de eso hay mucho en México, sino demostrar que el derecho se puede mover al antojo, como show público televisivo y como negociación entre países para la mantener la concordia diplomática. En el caso de Sarkozy operaba además, una situación contradictoria: defendía a una presunta secuestradora como Cassez, pero tiempo atrás había recibido en el palacio del Elíseo a Ingrid Betancourt secuestrada por las FARC. Cassez también fue recibida en el palacio francés por el sucesor de Sarkozy, Francois Hollande. Un palacio que con honores recibe a secuestradas y a presuntas secuestradoras.

EL DEBIDO PROCESO POR LO GENERAL HOY SE ESTRELA EN EL JUDICIAL
El debido proceso de derechos protegidos, lleva a las manos de un juez los datos acusatorios y es parte del maniobreo legal en el que se inserta el llamado orden jurídico, para utilizarlo a la discreción del que tiene en sus manos el asunto o el que gobierna. Puede haber un amasijo entre dos poderes, el ejecutivo y el judicial o de uno de ellos para entrampar un proceso. La averiguación previa puede adolecer de datos por inexperiencia o mala fe y el juez puede actuar de la misma manera en complicidad o por voluntad propia. Si en caso contrario todo va normal a favor de la justicia, quedan los tribunales de alzada con las negociaciones del defensor o bien, la consigna desde el poder. Cuando conviene ahora se usa mucho hablar del debido proceso y Rosario Robles, por ejemplo, quiere apoyarse en él; no para de mencionarlo y pone como pretexto para decir que no se obró de acuerdo a derecho con ella, porque utilizaron una dirección de licencia de conducir que es incorrecta. Por un quítame estas pajas la gente se quiere deslindar de conductas presuntamente delictivas, que es finalmente una forma de aplicar de manera utilitaria el derecho.

LIBROS QUE ABORDAN EL CASO JUSTIFICAN A CASSEZ; ISRAEL A SEGUNDO TÉRMINO
El que Israel Vallarta haya cumplido 14 años en la cárcel sin que se le haya dictado sentencia, da mucho de que hablar de la justicia mexicana. Por un lado su presunta cómplice y amante, la francesa Florence Cassez fue liberada hace seis años por la intervención del gobierno de Francia y el caso de Vallarta permanece impávido. En la carta manuscrita que envió a columnistas como Julio Hernández López y a la opinión pública en la que habla del olvido que ha sufrido, señala que su caso y el de Cassez tenía mucho que ver con una campaña para desprestigiar a AMLO. Algunos de los actores que participaron, en efecto han organizado varias campañas contra el actual presidente. Fox promovió el desafuero y también se le acusa de haber organizado el caso de los videos. Ambos panistas encabezan hoy en día la campaña contra AMLO. En el transcurrir de este complejo asunto, se han escrito varios libros, uno de ellos que ganó el premio Alfaguara 2018, de Jorge Volpi, Una novela criminal. José Reveles escribió El affair Cassez ( Temas de hoy 2018) y Debido Proceso en el Sistema de Justicia Mexicana ( editora Flores 2015). La francesa ha escrito su propio libro para relatar lo que vivió y culpar al gobierno mexicano de su reclusión de siete años, pero ha tenido poco éxito en México, Aparte, pese a que fue liberada sin declaración de inocencia, presentó una demanda por varios millones de euros, contra el gobierno mexicano que no procedió.