XALAPA, Ver., 12 de noviembre de 2019.- Aproximadamente el 90 por ciento de las mujeres del Totonacapan son cocineras, sin embargo, las tradiciones culinarias fueron desplazadas, temporalmente, cuando llegó la gastronomía de otros países.

Durante más de cuatro décadas, Martha Soledad Gómez Atzin, coordinadora del Colectivo Mujeres de Humo, se ha dado a la tarea de preservar y difundir los aromas y sabores de la cocina veracruzana en diferentes estados de la República Mexicana.

“La cocina, la alfarería, pintura, el algodón y los danzantes estaban relegados, se les veía como un teatro; las administraciones no se daban la oportunidad de ir a las comunidades y convivir con la gente, con sus tradiciones”, expresó.

Pese a encarnar una gran riqueza cultural, durante muchos años los pueblos originarios únicamente servían a fines turísticos, folclóricos o políticos. Al respecto, el académico, maestro en sociología de la Universidad Veracruzana (UV), José Luis Cerdán Díaz, destacó la importancia de salvaguardar la identidad de las comunidades y sumar su participación al proceso de globalización.

“Debemos priorizar el rescate de la memoria histórica y el contraste de los fenómenos culturales contemporáneos, desde formas de vida, pensamiento y de relación comunitaria que sean legítimas y fortalezcan la identidad de cada grupo. Debería ser una de las principales acciones para transformar no sólo al estado, sino al país”.

Con la nueva administración también llegaron la esperanza y la confianza por el hecho de que en los primeros meses se hayan priorizado las acciones que protegen y promueven el patrimonio cultural de los pueblos originarios.

“Que vengan a convivir con el Centro de las Artes Indígenas es un parteaguas para llegar a diferentes comunidades y que se conozca todo lo que hay en estos espacios, sobre todo, las necesidades”, manifestó Martha.

Papantla, al norte del estado, es el sitio perfecto para disfrutarla danza, música y gastronomía de la cultura totonaca; además, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) concedió el nombramiento de Patrimonio de la Humanidad a la zona arqueológica de El Tajín, al Centro de las Artes Indígenas (CAI) y la Ceremonia de Voladores.

En el seno del Parque Temático Takilhsukut destaca el Kantiyán, sitio en que los abuelos totonacos transmiten su sabiduría de forma oral a las nuevas generaciones. Ahí conocimos a María Isabel Villanueva Pérez y Guadalupe Simbrón García, miembros del Consejo de Ancianos.

María Isabel, de 73 años de edad, maneja el telar desde niña y hoy, en la Casa de Algodón, confecciona fajas, blusas, rebozos, bufandas y manteles. “Aquí estamos para enseñar nuestra cultura, estamos sembrando buenas enseñanzas para que no se pierdan. Aquí siempre estamos 12 abuelos, si quieren nos juntamos, nos unimos todos, para que el trabajo salga”.

Por su parte, Guadalupe Simbrón se dice orgulloso de conquistar a los visitantes con la riqueza que su cultura ofrece: “tenemos todo a nuestro alrededor, esta vida que creó el mundo es maravillosa; todo tenemos aquí, lo que sembramos en la Madre Tierra nos da de comer, por eso es un lugar sagrado”.

Este sentimiento es el mismo que habita en aquellos que anhelan compartir la vida y experiencias de sus antepasados con el mundo. “Quiero soñar que gobierno y pueblo podamos lograr lo que deseemos, porque los totonacos tenemos muchísimas ideas”, dijo Guadalupe.

Referirnos a los pueblos originarios es hablar de un profundo sentido de pertenencia, cultura, tradiciones y lenguas que han subsistido y de las que tenemos tanto que aprender a partir de su forma de organización, interacción con sus semejantes y con la naturaleza, entre otros principios.

En el marco del Día Internacional de la Lengua Materna, celebrado el 21 de febrero, y tras reunirse con representantes de las etnias nahuas, mixe y zoque-popoluca, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez aseguró que hay una necesidad de justicia, misma que será atendida.

“Hemos oído, precisamente, eso, de unirnos todos, caminar juntos, de querer un futuro que beneficie a todos y esa es la intención de la Cuarta Transformación, que también aquí en Veracruz, por fortuna y decisión del pueblo, vamos a llevar a cabo”, puntualizó el mandatario.

De acuerdo con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Veracruz es hogar de más de un millón 101 mil personas que pertenecen a una etnia, con mayor presencia los pueblos chinanteco, huasteco, mazateco, nahua, oluteco, otomí, sayulteco, tepehua, texistepequeño, totonaco y zoque.