AMLO no es Dios

El presidente AMLO, sigue estoico y firme en sus principios de servir al País, y al pueblo, principalmente.

Por eso, trabaja de lunes a domingo, se levanta de madrugada para comenzar la jornada laboral a las seis de la mañana con la reunión con el gabinete de seguridad,

Luego, se da tiempo de informar en sus conferencias de prensa mañeras, para seguir en una agenda de trabajo de muchas horas de atención a los problemas nacionales, y que se complican más con la despiadada oposición de los partidos políticos que no digieren la derrota, al igual que las cúpulas empresariales, unidas en un frente en contra del presidente de este país, como nunca se había visto.

Las exigencias a los problemas de las inundaciones son muchas, la gente desesperada pide ayuda y otros molestos lanzan al aire los recuerdos familiares, sin ton ni son, y ahora eso se hace, cuando antes todos aplaudían al paso del presidente, que le pintaban calles y la adornaban el terreno para que no viera la miseria del pueblo.

Con el político tabasqueño, ha sido diferente se mete a fondo de las problemáticas y las enfrenta con valor, va directo al pueblo, les habla con la verdad y les da el apoyo inmediato con acciones que tratan de ser soluciones definitivas a añejas problemáticas, qué en pasados gobiernos federales, sólo simularon o paliaron respuestas inservibles, y el drama en entidades como Tabasco sigue muy complicado cada año en la temporada de huracanes y de lluvias.

Son tiempos electorales y hay quienes tratan de desestabilizar al gobierno de Morena y la Cuarta Transformación, porque pretenden encumbrar a sus partidos políticos que no les alcanzaron noventa años para vivir como señores feudales, y quieren más más.

El cambio de las estructuras nacionales políticas añejas sigue y se recompone la administración pública con acciones directas al bienestar de millones de mexicanos, de la tercera edad, con capacidades diferentes, mujeres madres solteras, jóvenes y niños, que hoy les llega la ayuda directa y sin dadivas o a que se rasuren los apoyos.

Los de antes, no dejan gobernar a AMLO, ante las resistencias de los que perdieron privilegios y beneficios de la evasión y el no pago fiscal, estos hacen ruido al presidente, que sigue caminando a pesar de las piedras en el camino.

AMLO, no se inmuta ante nada, tiene una meta acabar con la corrupción y sacar adelante a México, como en su tiempo lo hizo el presidente Miguel Alemán Valdez, que en 1946, inició el gran desarrollo nacional, cuando le pidió apoyo a los ingenieros del ejército para realizar las obras de trascendencia que le dieron solidez económica a la nación, y la importante infraestructura de impulso al País a la era moderna, pero años después otros acabaron con el  patrimonio construido, y que da inicio a una nueva época de reconstrucción con la Cuarta Transformación.

En otro tema. ante la Comisión Permanente de Hacienda de la Legislatura, compareció el secretario de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco, quien informó acerca del estado que guarda la hacienda estatal y del trabajo realizado por la administración que encabeza el gobernador Cuitláhuac García Jiménez en términos de austeridad y contención del gasto, esfuerzo recaudatorio, planeación como eje para la innovación legal y operativa, estructura de la deuda y aval de las calificadoras.

En Sefiplan, se trabaja con orden, transparencia y disciplina financiera, “ejes transversales en la planeación, ejecución y control de todas y cada una de las políticas, programas y acciones que desarrollamos en el marco de las atribuciones”.

Con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, se tiene como misión sustantiva la sensibilidad para cumplir con las demandas de la gente, combatiendo la corrupción y haciendo justicia para todos aquellos que habían sido olvidados.

Hoy es un gobierno abierto, que trabaja con honestidad, legalidad, eficacia, eficiencia, racionalidad, austeridad y control.

“Se ha llevado a cabo una estrategia integral para fortalecer los mecanismos de cobro de impuestos y obligaciones. Tal es el caso del decreto del Gobernador por el cual se exenta el pago de impuesto del 15 por ciento adicional para el fomento a la educación en beneficio de la educación tecnológica. Y tenemos listo el esquema para apoyar a la Universidad Veracruzana, nuestra alma mater, con sus adeudos ante el SAT, por un monto de 2 mil millones de pesos”.

Firme el compromiso de tomar las mejores decisiones presupuestales para atender los temas más sensibles que demanda la sociedad.

La fortaleza de las finanzas de Veracruz, son evidentes: “Contamos con el aval de las agencias calificadoras más importantes. Moody´s elevó la calificación que se tenía en 2018 de B a triple B en 2019.

Significa, mejorar 6 peldaños en la escala de calificación. HR Ratings mejoró la calificación en este mismo periodo de doble B a triple B- y Fitch Ratings reportó un avance de triple B- a triple B. Esto se logró por el manejo de los recursos con transparencia en el ejercicio, contención del gasto, buen manejo de la deuda y el cumplimiento de las obligaciones”.

Con esta ardua labor “prácticamente estamos remediando el mal de 10 años en tan sólo 10 meses.

El compromiso es volver a ocupar el lugar que nos corresponde. Veracruz está recuperando su fuerza. Y lo estamos haciendo por primera vez bajo una política de austeridad y combate a la corrupción, trabajando del lado de la gente y con la gente, escuchando las demandas y buscando soluciones, reconstruyendo las bases y mirando al futuro, trabajando con orden, transparencia y disciplina financiera, pero también con inteligencia para aprovechar las oportunidades.

“Ha sido un año de grandes resultados y seguiremos por el buen camino, muy pronto, Veracruz volverá a ser un estado de oportunidades, un estado que siempre vaya un paso al frente, un estado donde se hace justicia y se puede vivir mejor. Éste es nuestro compromiso y seguiremos cumpliendo”, finalizó. Así las cosas.