VERACRUZ, Ver., 15 de marzo de 2019.- José Manuel Solano Ochoa, delegado regional de Programas Integrales para el Bienestar, reconoció que hay un atraso en la entrega de apoyos económicos de los programas sociales.

Sin embargo, pidió a los beneficiarios no preocuparse, ya que los trabajos se mantienen, pues la intención del presidente Andrés Manuel López Obrador es que todos los hogares de México tengan al menos un programa.

Explicó que el atraso se debe principalmente a que no han podido concluir el censo de los programas sociales, y los motivos principales son la desconfianza de la ciudadanía para inscribirse y la estrategia de casa por casa, que hasta hace poco implementaban.

Detalló que ya hubo cambios en los procesos de empadronamiento, por lo que esperan integrar el censo a la brevedad. “El censo se ha llevado con tranquilidad, hoy en día las personas están perfectamente enteradas de cómo es el procedimiento que se está llevando y no hemos tenido mayor problema con la población y ahora nos está buscando”.

Explicó que hace un mes cambiaron la estrategia de acudir casa por casa, con la finalidad de dar celeridad “y ahora estamos colocando puntos donde las personas pueden inscribirse al censo del bienestar”.

Solano Ochoa destacó que el gobierno federal tiene el objetivo de beneficiar a millón 800 mil personas en la entidad, y en el caso de la región de Veracruz se lleva un avance del 85 por ciento y en Boca del Río un 79 por ciento.

Reveló que los atrasos se presentan particularmente en los programas Jóvenes Construyendo el Futuro y en el de Adultos Mayores; finalmente aseguró que se beneficiará a todos los municipios de México y a las familias más necesitadas, y en abril pudiera iniciar la distribución de las tarjetas.