XALAPA, Ver., 9 de junio de 2019.- El arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, acusó a las mujeres que toman la decisión de realizarse un aborto de utilizar a los bebés que nacen muertos para venta de órganos para hacer cosméticos y para extraer las células madres.

«Y para qué quieren a un bebé muerto de ocho o nueve meses (…) para vender sus órganos, para hacer cosméticos, para las células madres (…) negocio, para eso es», subrayó.

En la misa dominical, Reyes Larios dijo que la decisión de una mujer sobre realizarse un aborto no podía venir del espíritu santo, sino de uno «demoníaco», ya que hay mujeres que «matan a sus bebecitos» a los 9 meses de gestación.

«La ley permite que una dama embarazada, hasta los tres meses de embarazo, pueda dar permiso de asesinar a su propio bebé o a su propia bebita, ¿qué les parece eso?»

Asimismo, sentenció que quienes acuden a la interrupción del embarazo es porque tienen influencia de un «espíritu del mal«, ya que no podrían responder a lo que dicta el espíritu santo, ya que es la muerte de inocentes.

Indicó que las madres buscan justificarse e incluso piden que el aborto se legalice hasta los seis meses de gestación, añadiendo que en Estados Unidos es permitido hasta los nueve, por lo cual insistió en que los bebés muertos son usados para los fines ya mencionados.