RÍO BLANCO, Ver., 8 de enero de 2019.- Mediante una carta, familiares de Ricardo Castillo López, el “Richy”, supuesto asesino de Valeria Cruz, hija de la diputada federal Carmen Medel, solicitaron la devolución del cuerpo del joven, ya que a 60 días de que fue hallado en una barranca del Infiernillo no le han podido dar sepultara.

Los familiares señalaron que el joven se dedicaba al comercio en un tianguis, y no andaba en malos pasos, como lo aseguró el exgobernador Miguel Ángel Yunes en su momento.

Mencionaron que a principios de noviembre, Ricardo llegó procedente de Tehuacán para visitar a su mamá y hermanos, y el día 6 de ese mes salió a dar un paseo, pero ya no regresó a su domicilio, por lo que comenzaron a llamarlo a su celular, pero nunca contestó.

Posteriormente se percataron de que el teléfono lo traía otra persona desconocida, y el 8 de noviembre un joven fue hallado ejecutado en un vehículo y se dijo que era el “Richy”, sin embargo el 17 de noviembre apareció su cuerpo en la comunidad del Infiernillo, perteneciente a Nogales.

El mismo día, según comentaron los familiares, la madre del joven, quién pidió el anonimato, acudió al Servicio Médico Forense (Semefo) de Orizaba para identificar el cuerpo, pero le negaron ese derecho, señalándole que tenía que practicarse una prueba de ADN.

Desde esa fecha la madre de la víctima ha estado en Orizaba y Córdoba en la Fiscalía Regional, sin que obtengan una respuesta, por lo que este lunes se dirigió al gobernador Cuitláhuac García, a quien le entregó un oficio para que les hagan entrega de cuerpo, pues a 60 días no pueden sepultarlo.