VERACRUZ, Ver., 9 de junio de 2019.- La Iglesia católica reprueba la manera en que el gobierno de Estados Unidos intentó forzar a México a cambiar su política migratoria en agravio de miles de hermanos centroamericanos, indicó el vocero de la Diócesis de Veracruz, Víctor Manuel Díaz Mendoza.

“Es una manipulación para provecho personal de alguien que es el presidente de los Estados Unidos, granjearse ser popular entre su nación, y pues no se vale afectar a terceros para beneficio personal”.

Mencionó que es claro que el presidente Donald Trump busca ganar popularidad de cara a las próximas elecciones que habrá en su país, y añadió que México es un puente entre Centroamérica y el sueño americano y no se debe forzar a una nación para que descarte a los migrantes que van en busca de una mejor calidad de vida.

En ese tenor recordó que son los migrantes centroamericanos quienes coadyuvan en la economía americana, pues hacen el trabajo duro, “si tú ves que los que se cuelan son contratados por los gringos, porque ellos no le echan al machete, a la tierra, son los latinos los que se ensucian las uñas para sembrar y cosechar”.

Mencionó que hace poco se llevó a cabo una reunión entre las figuras más representativas de las diferentes organizaciones religiosas y funcionarios estatales y federales, donde se cuestionó a los representantes del gobierno sobre las acciones que hacen en favor de los migrantes.

“Yo sé que muchas personas estarán en contra y que critican, pero no hay que olvidar que son seres humanos y al hermano hay que tenderle la mano”, dijo, y consideró que en el tema de la economía de un país se debe resolver a través del diálogo y no con amenazas económicas.

“Debe haber un diálogo abierto, pero tampoco doblar las manos, hay que buscar, pero que no nos pongan el pie en el pescuezo, hay que hacerlo todo por el lado pacifico, pues si a ellos les da tos a nosotros neumonía”.