LA BUENA NOTICIA

La buena noticia es que llegaron las lluvias a terminar con el estiaje que estaba acabando con el campo, matando de hambre a los animales y secando los cultivos. Las lagunas y las represas ya estaban a punto de convertirse en un charco; los pozos tanto artesianos como los profundos habían disminuido el nivel de sus mantos freáticos y las bombas ya no lograban succionar nada de agua. Por fortuna llegaron las lluvias y en unos cuantos días los pastizales y los cultivos comenzaron a reverdecer.

Pero la noticia mala es que con las lluvias se comenzaron a descomponer los caminos de terracería y las carreteras de asfalto, porque como siempre sucede las reparaciones menores siempre las dejan para cuando ya es demasiado tarde. Los baches se convierten en huecos, para luego convertirse en enormes hoyancos que los conductores no pueden evitar y al caer en ellos se ponchan llantas y dañan rines y hasta en ocasiones se provocan volcaduras. Por cierto hay familias que se acomiden a rellenar los baches con paladas de tierra a cambio de unas monedas.

La carretera de las Matas que es la vía que nos queda más cerca, siempre es un riesgo para los automovilistas, toda vez que al estar sobre un terreno pantanoso es necesario que se le esté dando mantenimiento constante, pero como no hay quien se haga responsable de su conservación, los huecos se han convertido ya en un peligro inevitable. Con tan solo unos días de lluvia ya se ha llenado de huecos que los conductores tienen que ir evitando para no dejar ahí la suspensión de sus autos.

La carretera libre de Cosoleacaque a Acayucan, cuya ampliación se ha ido haciendo por tramos y por temporadas, ahora sí que se ha quedado abandonada, porque desde hace meses que no se ve ni maquinaria ni gente trabajando. Lo que parecía que se convertiría en una carretera de lujo, ahora es un rompecabezas en partes asfaltada, en partes con cemento hidráulico y en otras de plano es terracería. Ahora con las lluvias se ha comenzado a dañar la carpeta asfáltica y los vehículos deben transitar con mucha precaución para no causar un accidente.

MEJORAR LA RED CARRETERA

Al llegar a Acayucan es el acabose, porque el libramiento de plano es como un camino vecinal lleno de cráteres, donde hay que transitar a vuelta de rueda y todavía se dan el lujo de poner agentes de tránsito frente a la plaza comercial La Florida, para extorsionar a los choferes con cualquier pretexto.

Una buena noticia es que llegaron las lluvias y nos trajeron el vital líquido, y la otra buena noticia es que ya pronto tomarán posesión los nuevos alcaldes y diputados, quienes seguramente se habrán de preocupar por mejorar la red carretera del sur por donde circulan miles de automóviles, autobuses, pipas, tractocamiones, tráilers y todo tipo de vehículos que van de sur a norte y de norte a sur. Pero ojalá no se les ocurra nada más ir tapando los huequitos como es la costumbre.