COATZACOALCOS, Ver., 7 de julio de 2020.- Familiares de reclusos fallecidos presuntamente por Covid 19 se manifestaron a fuera del Centro de Readaptación Social Duport Ostión, en Coatzacoalcos, para exigir que les entregaran los cuerpos.

Dos reos se encontraban internados en el Hospital General de Zona en Minatitlán por presentar síntomas de Covid 19, y sus familiares no tuvieron contacto con ellos y el sábado y madrugada de este martes fallecieron, y no les habían entregado los cuerpos.

Y es que familiares aseguran no contar con el recurso para hacerse cargo de los gastos funerarios, por lo que solicitaron a la directora, Cecilia Tejeda, apoyo para que pudieran sepultarlos.

Virginia Lugo Bravo dijo que su padre, Refugio Lugo Vazquez, de 62 años, se encontraba internado en el Hospital General de Zona de Minatitlán con síntomas de coronavirus, y la madrugada de este lunes falleció y hasta el momento no le han entregado el cuerpo debido a que no contaba con el recurso para pagar los servicios funerarios.

“Porque se infectaron ellos, cuando las visitas desde el primer día de Covid se suspendieron, como es que se contagió la gente que está allí adentro, supuestamente está muerto».

«Un día antes de que falleciera me hablaron me dijeron que estaba estable y en recuperación, que le iban a poner oxígeno para que estuviera bien. No me quieren entregar el cuerpo; para llevarlo a la funeraria no tenemos dinero para pagarla, son 15 mil pesos de la cremación”, relató.

Por otra parte, Faustino de la Cruz López viajó desde Xalapa en una moto luego de que le notificaran que su hermano Maximiliano de la Cruz había fallecido el pasado sábado.

Se desconoce el paradero del cuerpo

“Vine aquí con los elementos dicen que no saben nada, que ellos no tienen que ver nada y les digo pues ustedes son los responsables, lo tienen a su cargo, ustedes me tienen que decir dónde los metieron, qué pasó con el; no me hicieron caso. Queremos que se investigue a los doctores, el penal; el falleció el sábado, no sabemos nada”, señaló.

Por su parte, la dirección del Cereso, a cargo de Cecilia Tejeda, explicó que los reclusos eran personas de la tercera edad y fueron hospitalizados por complicaciones de sus enfermedades crónicas degenerativas; uno presentaba diabetes mellitus y el otro derrame pleural desde hace 5 años.