XALAPA, Ver., 13 de marzo de 2019.- La disculpa pública que autoridades estatales y federales hicieron apenas el pasado 5 de marzo fue una burla para nosotros, afirmó la señora Columna Arróniz, madre de Bernardo Benítez Arróniz, uno de los cinco jóvenes víctimas de desaparición forzada en Tierra Blanca en enero de 2016.

Las familias de los jóvenes, están llenos de dolor, rabia, impotencia e indignación, luego de la resolución de un juez federal que determinó exonerar a 21 implicados en el caso del delito de delincuencia organizada.

“Estamos llenos de dolor, creo que una vez más nos vieron la cara, no sé qué colusión hay con los jueces y de todas las personas involucradas porque como víctimas jamás se nos permitió ver los expedientes, yo creo que a propósito hicieron mal los expedientes, siento que todos están coludidos para decir quizá, ahorita te meto un rato a la cárcel, alrato puedo decir que hicieron mal el proceso y salgan”.

La señora Arróniz considera que había suficientes indicios en el rancho El Limón de delincuencia organizada, “hasta de más… había con lo que robaban gasolina, autos con doble fondo, mercancía de tráiler robados, armas, cuartos de tortura y 5 mil restos humanos, yo no sé qué más pruebas les faltó poner para que ahora digan que no es delincuencia organizada”.

Recordó que además están las confesiones de los ejecutores de la desaparición de sus hijos, por lo que no se explican las razones del juez para dictaminar que no es procedente el delito de delincuencia organizada.

Columba Arróniz dijo que las familias de los jóvenes están atemorizados por estos hechos toda vez que los detenidos podrían ser trasladados a penales estatales.

Además, señaló que las víctimas por la desaparición forzada y asesinato de sus hijos siguen aumentando, pues luego de que se enteraran a través de su abogado el pasado sábado 9 de marzo de la resolución del juez, el papá Mario Orozco, otro de los jóvenes, sufrió un infarto que le provocó la muerte.