CDMX, 12 de abril de 2020.- Desde el interior de la Basílica Vaticana, bajo las medidas de sanidad impuestas por la pandemia del nuevo coronavirus Covid 19, el Papa Francisco se dirigió a los fieles católicos con el tradicional mensaje pascual previo a la Bendición Urbi et Orbi, que este Domingo de Resurrección.

En su mensaje, que presenciaron un mínimo de personas cercanas al Santo Padre, reconoció a todas las personas que han sido afectadas por el coronavirus.

“Hoy pienso sobre todo en los que han sido afectados directamente por el coronavirus: los enfermos, los que han fallecido y las familias que lloran por la muerte de sus seres queridos, y que en algunos casos ni siquiera han podido darles el último adiós”, lamentó, de acuerdo a la Agencia Católica de Informaciones.

“En estas semanas, la vida de millones de personas cambió repentinamente. Para muchos, permanecer en casa ha sido una ocasión para reflexionar, para detener el frenético ritmo de vida, para estar con los seres queridos y disfrutar de su compañía. Pero también es para muchos un tiempo de preocupación por el futuro que se presenta incierto, por el trabajo que corre el riesgo de perderse y por las demás consecuencias que la crisis actual trae consigo”, agregó.

En un nuevo llamado de cese al fuego en zonas de conflicto, resaltó: “No es este el momento para seguir fabricando y vendiendo armas, gastando elevadas sumas de dinero que podrían usarse para cuidar personas y salvar vidas”.

Información completa en Quadratín México.