MÉXICO, DF, 20 de septiembre de 2014.- A propósito del Día Mundial del Alzheimer, a conmemorarse el próximo 21 de septiembre, expertos subrayaron la importancia de reforzar la investigación científica sobre ese padecimiento, así como la necesidad de que los centros de salud se sumen a las donaciones de órganos encefélicos y de crear las medidas legales que faciliten la donación por parte de la población, pues se estima que hacia el año 2050 entre 2.5 y tres millones de personas en México padezcan algún tipo de demencia.

El coordinador del Banco Nacional de Cerebros del Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados (Cinvestav), José Luna Muñoz, señaló la urgencia de tener mayores donaciones para estudiar mejor la enfermedad de Alzheimer, la cual afecta a cerca de 350 mil personas en México y es la más común de las demencias que sufren los adultos mayores.

Actualmente el Banco Nacional de Cerebros trabaja coordinadamente con diversas instituciones como el Hospital Universitario de Nuevo León y el Instituto Nacional de Neurología (INN) para recibir donaciones.

El investigador explicó que “no se tiene un biomarcador específico para el Alzheimer. Clínicamente se tiene cierta certeza de esta enfermedad, pero la prueba confirmatoria es un estudio postmortem”. Por ello, informó, ahora participa en un estudio junto con Ana Luisa Sosa Ortiz, del INN para buscar un método de diagnóstico temprano basado en esos marcadores.

Al referirse a las investigaciones médicas que actualmente se ofrecen a los pacientes, precisó que si bien existen avances hasta ahora todos se dirigen a mejorar la calidad de vida, pues no hay alguno que detenga o revierta la enfermedad, por lo que es importante estudiar esta patología en instituciones de investigación científica a fin de entenderla mejor y poder ofrecer nuevas alternativas.

En México, agregó, se sigue la enfermedad a nivel clínico, pero no tanto entre los investigadores de ciencia básica, a quienes resulta complicado allegarse de la materia prima para estudiarlo, es decir, los órganos encefálicos, de allí la importancia de contar con una institución como la que coordina.

El experto explicó que hay dos variantes de la enfermedad de Alzheimer: una de origen congénito, la cual se presenta alrededor de los 45 años, y la otra, que ocurre de manera esporádica por diversos factores (ambientales y fisiológicos), la cual se manifiesta en personas mayores de 65 años.

El Alzheimer se caracteriza por la pérdida progresiva de la memoria y deterioro de las capacidades cognoscitivas a consecuencia de acumulación de lesiones histopatológicas en el cerebro, en particular las llamadas marañas neurofibrales, que causan la muerte de las neuronas y, como consecuencia, propicia demencia del individuo.

En México alrededor de 800 mil personas padecen por algún tipo de demencia; de ellas, cerca de 350 mil sufren de Alzheimer, por lo que es necesario y crear mayor conciencia entre la población de las implicaciones que conlleva el padecimiento.

Por su parte, la jefa del Laboratorio de Demencias del INN, Ana Luisa Sosa Ortiz, comentó que se requiere sensibilizar a la sociedad para poder aumentar las donaciones de encéfalos destinados al estudio de enfermedades neurodegenerativas.