XALAPA, Ver., 17 de diciembre de 2015.- A pesar de la prohibición de la venta de pirotecnia en Xalapa, vendedores ambulantes ofertan desde chispitas hasta “cuetes” en el centro de la ciudad. En la Plazoleta del Carbón y en la avenida Clavijero, así como en la calle Abasolo, se instalan desde la mañana o mediodía los vendedores con charolas para ofrecer estos productos.

Si bien los operativos de decomiso en los que de manera coordinada participan dependencias federales, estatales y municipales se realizan principalmente en mercados y tianguis de la ciudad para evitar el almacenaje de este material y con ello inhibir cualquier posibilidad de accidentes, la venta ambulante evidencia que hay domicilios o locales donde se almacena, sólo que son más difíciles de detectar, reconoció el director de Protección Civil Municipal, Silverio Ávila Contreras.

“Queremos evitar el almacenaje; si hay personas que están vendiendo en algún mercado, el riesgo lo corren todos los locatarios. Todas las pérdidas que pueden tener por una persona que quiere recuperar en un mes lo que no vendió en un año”.

Dijo que aunque los policías se den cuenta durante sus patrullajes de esta venta en la vía pública, o incluso detecten domicilios donde se oferten, es difícil intervenir, pues no cuentan con órdenes de cateo.

“El policía en condiciones normales no tiene la atribución de hacer el retiro de este material, únicamente cuando salimos en operativos. No damos horas ni días ni fechas para erradicar la venta de pirotecnia y que los agarremos infraganti”.

Hasta ahora, de manera conjunta la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Policía Federal, Ministerio Público Federal, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Fuerza Civil y la Secretaría de Protección Civil (PC), así como las direcciones municipales de PC y Comercio han realizado de manera conjunta operativos de reconocimiento y el decomiso de material pirotécnico en los considerados focos rojos.

Agregó que dichos focos rojos se encuentran en los mercados de la capital, como el de La Rotonda, Hermenegildo Galeana, Jáuregui, en la zona centro y colonias como la Revolución, específicamente en la avenida Atenas, la avenida Ébano de la colonia Veracruz, donde se concentra el mayor número de comercios y la avenida Mártires 28 de agosto y el bulevar Diamante.

Ávila Contreras explicó que consideran “puntos rojos donde se vende y consume mucho la pirotecnia. Son las zonas que hemos estado revisando. Tenemos el problema de que se quitan una o dos horas, porque se avisan. Hacemos dos o tres grupos para hacer reconocimiento en la zona”.

Algunos locatarios del mercado Jáuregui, que venden productos navideños, lamentan que este año no les hayan dejado vender ni luces de bengala, pues es como balanceaban sus ventas.

Es el caso del señor Hermilio y la señora Carmen, quienes ahora sólo venden velas para posadas y lamentan que con esta medida se afecte además la tradición navideña.

“Está mal, porque a nosotros no nos dejan y nos andan cuidando, pero afuera hay mucho comercio desleal. La gente viene y pregunta por las luces de bengala y como no tenemos, se van”, lamentó Hermilio.

Aunque no se han reportado casos graves de quemaduras o incendios a causa del mal manejo de pirotecnia en esta capital, el Director de Protección Civil Municipal insistió en que los grupos independientes de socorristas atienden año con año casos de quemaduras por el mal manejo de estos productos, lo que no permite tener una estadística oficial del aumento de la incidencia de estos accidentes.

El operativo para evitar la venta de pirotecnia que se empató con el Guadalupe-Reyes se reforzará los días 24, 25, 30 y 31 de diciembre, concluyendo el 7 de enero.

El exhorto que Protección Municipal hace a la población es denunciar a la línea 066 cualquier caso de venta o almacenamiento de pirotecnia para evitar cualquier accidente.