XALAPA, Ver., 09 de febrero de 2014.- Cuatro días han pasado desde que fue plagiado el reportero de Notisur y Liberal del Sur, Gregorio Jiménez de la Cruz, aún nada sobre su paradero.

El pasado 5 de febrero, Jiménez de la Cruz volvía de la escuela a donde había llevado a su hija. Tras librar un percance con una camioneta gris, la cual intentó  cerrarle el paso, ingresó a su domicilio, de donde fue sacado por los integrantes de ese vehículo con el cual había tenido el incidente minutos antes.

Tras rogar que no le hicieran daño a su familia, el reportero fue subido a la camioneta, por cinco sujetos que portaban capuchas y armas de alto poder. Desde las 7:45 horas  de ese día no se ha vuelto a saber de él.

De acuerdo a la información que tiene Quadratín, una de las reporteras que denunció el levantón y/o secuestro que sufrió el reportero dijo que una vez que se dio a conocer en redes sociales el hecho, no hubo movilización policíaca. Hora y media después de los hechos y tras haberse difundido en redes sociales el secuestro, llegaron algunos policías e hicieron preguntas. Se marcharon.

Al poco rato, llegaron elementos de la Agencia Veracruzana de Investigación (AVI) y del Ejército Mexicano. Hasta ese momento, se dio a conocer que se realizaba un operativo para buscar al reportero. De acuerdo a las versiones de sus compañeros y amigos, se perdió mucho tiempo para iniciar ese operativo, pues se perdieron quizá, dos horas.

Desde el inicio, en un comunicado la empresa donde trabaja Gregorio Jiménez aseguró desde el momento de la sustracción,  establecieron comunicación con los responsables del Mando Único para dar parte de los hechos, que habían hablado con el gobernador Javier Duarte de Ochoa y con el procurador Amadeo Flores Espinosa. Y que ya había una gran movilización policíaca y de la Marina.

Más tarde, el secretario de gobierno, Erik Lagos Hernández aseguró que eran 800 elementos que participaban en la búsqueda de Jiménez de la Cruz, posteriormente agregaron más y señalaron que ya eran más de mil,  que su familia estaba resguardada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas.

Y añadió que era el Director General de Investigaciones Ministeriales, Enok Maldonado, quien estaba a cargo de la investigación, de la cual, ya tenían dos líneas a seguir, que incluso ya estaban declarando por ese caso.

Desde el día de la desaparición, compañeros de otros medios, iniciaron protestas,  casi una diaria, a las que se han sumado reporteros de otros estados y otros países, donde exigen el cese de las agresiones, además de organizaciones internacionales como SIP, Artículo 19, el Colegio Latinoamericano de Periodistas, entre otros, todo esto a pesar del control de la prensa que han querido hacer las autoridades.

El jueves funcionarios de gobierno acudieron a Coatzacoalcos a informar sobre avances de la investigación, realizaron rueda de prensa, en la cual, no estuvo presente el titular de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita.

Los funcionarios presentes: el procurador, Amadeo Flores Espinosa, el secretario de gobierno, Erick Lagos Hernández, el encargado del caso, Enoc Maldonado y la vocera estatal, Gina Domínguez, tuvieron que soportar los gritos y exigencias de los reporteros,  quienes exigían que lo encuentren y devuelvan sano y salvo, que finalice la persecución contra periodistas y que no se criminalice a los reporteros pues todos avalaron la trayectoria de su compañero desaparecido. Durante la rueda increparon a todos ellos y manifestaron su rechazo al modo como se ha llevado la investigación, incluso pidieron la renuncia de todos por su incapacidad para dar resultados.

La única información que se dio es que la dueña de un bar conocido como “Mamey” tuvo conflictos con el reportero debido a que éste denunció que tenía cautivos en su tugurio a dos centroamericanos. La mujer discutió con él y juró vengarse. Se rumoró que había tres detenidos entre ellos la cantinera, pero nadie lo pudo confirmar, incluso tampoco se dijo que estaban declarando  o ya lo habían hecho y si eso, llevaría a la localización.

Este sábado, un grupo fue a las oficinas del Mando Único en Acayucan a manifestarse pacíficamente  pedían dialogar con el encargado y que les dieran más seguridad, sin embargo los elementos cerraron la puerta y a empujones los sacaron de las instalaciones, fue entonces cuando se registraron agresiones.

Por esa razón, en un comunicado aseguraron que en cuanto el secretario de seguridad se enteró de los hechos, dio la orden de suspender a los elementos involucrados.

El mismo sábado, el gobernador Javier Duarte de Ochoa se reunió con la familia de Gregorio Jiménez, de acuerdo a un comunicado, de un solo párrafo, refrendó su respaldo y solidaridad. Estuvo acompañado por Erick Lagos Hernández, Amadeo Flores Espinosa, Gina Domínguez Colío,  el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Luis Fernando Perera Escamilla; la secretaria ejecutiva de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (Ceapp), Namiko Matzumoto Benítez y directivos del periódico Notisur.

Gregorio Jiménez de la Cruz pasó a formar parte del grupo de reporteros que han sido atacados.  En la administración de Javier Duarte, nueve periodistas han sido asesinados y cuatro están desaparecidos, entre ellos el reportero de Notisur.

El hecho es que a cuatro días, mil elementos y toda la fuerza del estado no han sido suficientes para localizar a Jiménez de la Cruz, la exigencia es que lo devuelvan con vida, por ello, continuarán las manifestaciones, este domingo se espera una en Xalapa a medio día.