COATZACOALCOS, Ver., 06 de febrero de 2014.- Esta noche, el Procurador de Justicia del Estado, Amadeo Flores, la Vocera de Comunicación de Gobierno del Estado, Georgina Domínguez Colio, el Secretario de gobernación Erick Lagos, así como integrantes de la Comisión Estatal de Protección y Atención a Periodistas de Veracruz citaron a rueda de prensa para dar a conocer avances de la investigación sobre el caso del plagio del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz, en su casa de Villa Allende en Coatzacoalcos, este miércoles por la mañana.

El encargado del caso y Director General de Investigaciones Ministeriales,  Enoc Maldonado Carza djio que en el caso de Gregorio Jiménez, se seguían dos lineas de investigación, una relacionada con su oficio periodístico, y otra, relacionada con su entorno personal, supuestos conflictos con vecinos. Precisó que en este momento, hay dos personas que rinden declaración, en calidad de presentadas.

Después de eso, los reporteros irrumpieron la rueda de prensa, cuando la vocera, Gina Domínguez intentaba tomar la palabra

«No les creemos», «no les creemos», «renuncien», «renuncien», pedían los reporteros, mientras desplegaban mantas y pancartas, donde se podían leer consignas, como: «¡Exigimos seguridad!; sino pueden renuncien».

Los comunicadores tomaron la palabra para expresar su sentir sobre las agresiones a periodistas que hasta el momento han dejado más de nueve periodistas muertos, y varios desaparecidos.

Al procurador de Justicia del Estado, Amadeo Flores Espinosa, después de echarle en cara el fracaso en casos como el de Gibran Martiz, de la voz México, y el de la corresponsal de Proceso, Regina Martínez, le pidieron que renuncie: «¿No piensas denunciar ni siquiera por digidad?», «renuncie, renuncie».

Al secretario de Gobierno, Erick Lagos Hernández, quien daba muestra de su capacidad oratoria, y presumía la pronta atención en el caso de Gregorio Jiménez, una reportera lo interrumpió y le dijo: «eres un mentiroso», «un cábula», «la esposa pasó más de 40 minutos esperando que la ayudaran».

A Gina Domínguez no la dejaron terminar el discurso que había preparado, y le dijeron, sencillamente: «no te creemos».

Y es que, los periodistas del sur de Veracruz aseguraron que tienen temor ante los hechos de violencia que se han registrado en el ejercicio de la libertad de expresión, porque ha sido nula la atención en torno a los secuestros y muerte de varios reporteros del estado.