Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Hermanamientos de oropel

Yamiri Rodríguez Madrid
 
| 06 de octubre de 2014 | 10:38
 A-
 A+

Hermanamientos de oropel

 

Lo que se convirtió en una costumbre prácticamente sin sentido  entre los presidentes municipales xalapeños, fue el hermanar a la capital del estado con otras ciudades de México y el extranjero sin que esto realmente haya traído una conveniencia para sus habitantes.

Si bien en su momento se hizo alharaca sobre la importancia del convenio, lo cierto es que años después, nadie se acuerda si tenemos un lazo amistoso o comercial con x o con y ciudad.

Así a lo largo de los años, Xalapa ha acumulado 21 hermanos, sin que nadie los recuerde o por lo menos un telefonazo anual se dé entre autoridades para recordar la “significativa” fecha.

Ahí tiene de ejemplo a Cotija de la Paz en Michoacán, a Toluca, en el Estado de México, Torreón en Coahuila, Puebla de Zaragoza; Matamoros en Tamaulipas: Santiago de Querétaro; Victoria de Durango, Cancún Quintana Roo o  Chilpancingo Guerrero.

Incluso, tenemos tres ciudades hermanas dentro del propio estado –¿acaso quiere decir qué el resto no lo son?-, se trata de Perote, Acayucan y el Puerto de Veracruz.

En el extranjero tenemos otras metrópolis hermanas como Omaha en Nebraka; Covina, Laredo y Mobile, las tres también en los Estados Unidos y Columbia en Carolina del Sur.

Un poco más lejos pero con los mismos lazos están  Antigua en Guatemala; Ambato en Ecuador; Paraná en Argentina; y Curitiba en Brasil.

No se extrañe que en este cuatrienio que encabeza Américo Zúñiga Martínez se sume una más para no perder la bonita tradición.

Seguramente usted ni siquiera recuerda cuándo o para qué se dio el hermanamiento.  Jamás regresaron ni nosotros fuimos. Perdidamente encontramos algún vestigio en la ciudad, como una O, perdida, en la avenida Xalapa, testigo del acuerdo que signó el entonces presidente municipal, David Velasco Chedraui con los de Omaha.

Con Curitiba se estrecharon los lazos para aprender de su plan de movilidad urbana, aunque a nosotros de nada nos sirvió.

Con Covina, pequeña ciudad en Los Ángeles, California, cuyo lema, donde la amistad es una tradición, no tiene mayor trascendencia, en tanto que  Mobile, en Alabama, y enclavada en el Golfo de México, es importante por el comercio que tiene con América del Sur, pero no con el Golfo de México.

La provincia argentina es el principal componente del aglomerado llamado Gran Paraná. Junto al Gran Santa Fe conforman un área urbana de más de 850 mil  habitantes, unidas por el túnelsubfluvial Raúl Uranga – Carlos Sylvestre Begnis.

Y Ambato, conocida también como  también conocida como “Cuna de los Tres Juanes”, “Tierrita Linda”, “Fénix del Ecuador”, “Ciudad Cosmopólita”, “Tierra Ternura”, “Jardín del Ecuador” y “Ciudad de las Flores, Frutas y el Pan”, ha sido destruida varias veces por temblores y erupciones. Tampoco hemos sabido nada de ellos.

¿Les cuestan a los ciudadanos dichos hermanamientos? Generalmente si, pues las comitivas son nutridas, aunque al final el beneficio para la ciudad sea nulo.

@YamiriRodriguez